Tecnología, el hechizo del presente y futuro

Según Einstein, la religión y la ciencia tenían una relación cósmica en la que la religión tenía sus fundamentos en la naturaleza. Es sabido que las bases de la religión se encuentran en infundir miedo, pero en la actualidad está basada en consideraciones de índole éticas y de atención individualizada por un mismo Dios.

El mismo recalca, que el pensamiento cósmico podría unificar a la religión en un pensamiento en el que se piense en Dios como un ser inmaterial que observa al universo como un todo y lo sostiene todo. Por lo tanto no existe un pensamiento individual o de libre albedrío, sino que todo está determinado por una situación o condición inicial.

Magia y tecnología

Es posible que nos diéramos un gran susto y quizás sufrieramos un infarto si en otras época hubiésemos tropezado con algunos de los implementos tecnológicos que en la actualidad usamos como parte de nuestro día a día. Y esto es debido a que no habría una manera era sencilla de explicarlos que no fuese a través de la magia, hechizos y amarres de amor.

¿Podría existir una relación entre lo mágico y la tecnología?  

Según algunos estudiosos del tema, la cultura occidental da por sentado que la tecnología se encuentra basada en la ciencia. Abriéndose entonces pasó a una interrogante: ¿acaso es posible la tecnología de otra manera? Pues bien, para ello han habido varias respuestas de personajes conocidos en la historia, quienes hacen referencia a que lo verdadero es la ciencia, por ende la magia es falsa pues se encuentra llena de superstición.  

Lo que sí se encuentra bien definido desde siempre, es que hay un límite entre lo tecnológico o ciencia, y lo que no lo es. La frontera lo determina lo natural y lo que no lo es, ya que la primera se fundamenta en las predicciones científicas,  y la segunda en las profecías de quienes manejan lo sobrenatural.

¿Entonces qué es la magia?

En este punto es posible que estemos pensando que la magia tiene que ver tanto con lo natural como con lo sobrenatural. Y es normal, ya que la magia le da animación a lo natural para transformarlo en sobrenatural. Mientras que la ciencia y con ella la tecnología tienen como pilar lo tangible y racionalmente  justificable.

La magia de la tecnología

En la actualidad no todo se puede justificar de manera racional, el límite de la tecnología y de la magia se hacen borrosas cuando las dos hacen intervenir a la naturaleza, un ejemplo de ello serían las invocaciones para los cambios climáticos y la tecnología para lograrlos.

Entonces el punto donde se encuentran ambas, la tecnología y lo mágico es en la educación,  el estudio de la conducta o la psicología ya que dichas concepciones si pueden ir de la mano ya que involucran a la naturaleza y al ser humano.

La tecnología al parecer sólo ha afianzado más las creencias, en donde un todo poderoso es aquél que tiene las herramientas tecnológicas necesarias para acceder a su entorno, a lo que va más allá,  como lograr un propósito a través de un hechizo con el que alcanzas ese amor, ese trabajo, o disipas las malas energías de tu entorno.

Para quien cree, los hechizos de amor son la estrella ya que con ellos y sin dañar el entorno puedes atraer a ti lo que desees, solo con fe, un buen rito y el pensamiento puesto en ello.