¿Es bueno que los niños tengan acceso libre a la tecnología?

La tecnología nos ha llevado a un punto en el que no somos capaces de realizar la mayoría de nuestras actividades sin que ella se encuentre presente, ni siquiera una clase de inglés para niños es recibida en un salón como se hacía en otros tiempos. 

Resulta común que los niños soliciten a sus padres algún tipo de dispositivo electrónico con los que tengan acceso a juegos, o bien para adquirir innovadores conceptos. Si toda esta situación te abruma y lo que deseas es escapar de ese entorno tecnológico, es momento de que le concedas a tu hijo un equilibrio adecuado. 

Desde sus primeros años, los más pequeños de la casa tienen la posibilidad y la capacidad de utilizar las últimas tablet y no de la misma forma pueden al menos atarse los cordones de los zapatos, lo que nos lleva a pensar de manera cautelosa si debemos seguir permitiendo que la tecnología se siga apoderando de nuestras vidas. 

Muchas horas bajo la influencia de una pantalla

Diversas investigaciones enfocadas en este flagelo electrónico nos muestran que los niños permanecen al menos unas siete horas delante del ordenador, televisor o equipo móvil aún cuando se encuentran en la edad preescolar. Hace cinco años también se realizó dicho estudio y arrojó resultados con 1 hora y 17 minutos menos. Estos dispositivos tienen la posibilidad de acompañar a los niños a sitios que en otras épocas era impensable, como el transporte público, en la casa de algún familiar o hasta en una sala de espera, y a ellos se les unen los hermanos más pequeños. 

Por si fuera poco, y a pesar de todas las recomendaciones dadas por los especialistas, los bebés también se incorporan a las estadísticas con al menos 2 horas diarias delante de las pantallas, llevándonos a pensar que dichos medios son realmente una parte de suma importancia, incluso tanto que cada respiro. 

Es bueno o malo para los niños 

La controversia se apodera de tales interrogantes, ya que debemos acudir en ayuda para que este tipo de elementos se potencien como un actividad beneficiosa para los niños mientras se distraen sin permitir que la tecnología los envuelvan. 

La realidad limitada por un nuevo mundo

Hemos de suponer que en medio del mar de información al que tienen acceso los niños, los padres actúan como una especie de filtro depurando todo, programas, libros, DVD y todas aquellas plataformas que se emplean para jugar en algún dispositivo portátil. Aunque la preferencia de estos pequeños se inclina por los dispositivos de sus padres ya que les resultan más atractivos e interesantes. 

Algunas investigaciones recientes

Los científicos se encuentran consternados pues el exceso de tiempo frente a una pantalla parecen indicar un aumento de peso, es decir obesidad, y sumado a ello determinados problemas de atención e incapacidad para relacionarse con amigos a diario, el rendimiento académico decae al igual que la imaginación. Así mismo, aumenta la agresividad y disminuye la empatía.